Mente en Piloto Automático

Todos los procesos mentales (cognitivos), sensoriales y emocionales, que se desarrollan en forma automática, o sea sin la intervención de la atención voluntaria y la toma de conciencia del individuo. También engloba a los procesos prácticos (praxia), conductuales y comunicacionales.

Se considera que alrededor de unos 50.000 es el número de pensamientos generados por la mente en el día, o en 24 horas, de los cuales la gran mayoría se desarrollan en forma automática, o sea sin intervención de la conciencia. 

Esto no es bueno, porque lo único que generamos es un desgaste de energía mental en forma sostenida y sin ningún propósito voluntario. Una cosa es pensar voluntariamente, con la atención enfocada o focalizada y otra es la irrupción de pensamientos, muchas veces fugaces y casi imperceptibles, en la mente, en forma casi anárquica, desordenada. Esto consume energía en forma permanente. 

Photo by MART PRODUCTION on Pexels.com

Esto es lo que se denomina mente que divaga, mente dispersa, mente errática o mente de mono. Podríamos hacernos la siguiente pregunta: ¿cuántas veces estamos conversando con alguien y a la vez estamos pensando en otra cosa? Este es un ejemplo de cómo la mente divaga. 

La mente que divaga o en piloto automático es muy perjudicial para nuestra salud. Aparecen pensamientos o imágenes en forma automática, con referencia temporal hacia el pasado o el futuro. Es una mente que desea certeza, control. Se la pasa rumiando[1] pensamientos, dando vuelta a pensamientos y emociones habitualmente difíciles de gestionar.

Más de un 50% del tiempo de vigilia, la mente se pierde rumiando pensamientos. Tenemos alrededor de unos 50.000 pensamientos diarios como ya dijimos. Se considera que el 95% de ellos son involuntarios. Esta mente errática está asociada a desregulación emocional, insatisfacción e infelicidad.

Parafraseando a la película ¿Dónde está el piloto? podemos decir que nuestro piloto nuestro está en la cabeza y que a diferencia de lo que ocurre en un avión, en donde al accionar el piloto automático el vuelo suele ser seguro, en la mente el estar en piloto automático nos saca del presente y no aterriza nunca a menos que cambiemos a modo manual y tengamos la intención y la voluntad de aterrizar. Tenemos que cambiar a piloto manual a menudo para descender, aterrizar la mente y reposarla, que el mono baje del árbol. 


[1] Rumiar: Mascar o masticar algo, una y otra vez. En el ejemplo lo que se rumian son los pensamientos y emociones una y otra vez.

Publicado por Calma

Programa Calma Oficial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: